Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
 
 
4rtoMundo
Cuando los profetas atrasan, para ver el futuro sólo hay que abrir los ojos .
Calendario
Ver mes anterior Diciembre 2021 Ver mes siguiente
DOLUMAMIJUVISA
1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031

Buscador
Blog   Web

En imagen

Paisaje

Paisaje

Enlaces
» Cines
» Página/12
» El Ortiba
» Argirópolis
» Universidad Nacional de Río Cuarto
» Los Stones
» Zeppelin
» Radios, a full
» 10 de 50 fotos del Che
» ¿Qué hay de las jubilaciones?
» ¡Ah, los impuestos!
» La esquina del Sur
» Blog Educativo

Más leídos
» El crakc de los craks de las finanzas
» El embrollo argentino
» Entrevista con Mario Bunge
» HABLA PATRICIA VACA NARVAJA
» La crisis según Samuelson
» LA CRISIS Y LAS AFJP
» Las lágrimas de Schiaretti:
» Los tics fascistas de la "clase media" y sus lenguaraces
» SAN LUIS: ¿IGNORANCIA, INSEGURIDAD JURÍDICA O BURLA DE LA CONSTITUCION NACIONAL?
» Spinetta y las Bandas Eternas

Tópicos
» Contador (6)
» Cultura (10)
» Economía (3)
» Filosofía (0)
» General (49)
» Literatura (2)
» Lugares y paseos (1)
» Política (15)

Secciones
» Inicio

Sobre mí
FOTO

4rtoMundo



» Ver perfil


Nube de tags  [?]

Al margen
Qué es 4rtoMundo
Es el lugar en el que estamos, ahora.
En lo político. En lo material. En lo intelectual.
Lo que viene después del Tercer Mundo.
Lo que quedó después de la delirante fantasía de haber pasado por el Primer Mundo como una colonia ridícula y pretenciosa.
Es un lugar desde donde podemos mirar la realidad con ojos nuevos, que tal vez sean los que tuvimos y nunca debimos dejar de abrir.
Un lugar para pensar una nueva realidad, en tiempos en que los profetas atrasan.

Marcadores flenk

Se comenta...
» Spinetta y las Bandas Eternas
2 Comentarios: Juan, John
» Los tics fascistas de la "clase media" y sus lenguaraces
3 Comentarios: CHACHO, Misantropia, gustavo
» Poema a la Clase Media
1 Comentario: bertha
» SAN LUIS: ¿IGNORANCIA, INSEGURIDAD JURÍDICA O BURLA DE LA CONSTITUCION NACIONAL?
1 Comentario: Tammie
» Leer a Fidel, hoy
2 Comentarios: Lucas del Mar, muley

Cine

Mostrando 11 a 20, de 86 entrada/s en total:
27 de Abril, 2010 · Política

Cómo Clarin manipula una cuestión que implicaría la violación a un derecho humano fundamental


El lugar de las víctimas

                                                              

 

Cómo la agencia de Carlos Souto preparó la solicitada que firmaron Felipe y Marcela Noble Herrera, cuidando puntillosamente el sensiblero, cursi y previsible estilo clarinesco.

Por Daniel Cecchini
dcecchini@miradasalsur.com

25-04-10 /  Desde el momento mismo en que fue publicada, se sospechó que la solicitada aparecida en Clarín, La Nación y Página/12 con las firmas de Marcela y Felipe Noble Herrera no era obra de los jóvenes que en 1976 fueron adoptados irregularmente por Ernestina Herrera de Noble. Lo mismo sucedió con la declaración que hicieron frente a las cámaras de TN, donde resultó evidente que leían poco naturalmente el mismo texto de la publicación, que se les iba mostrando en un telepromter al que no podían dejar de mirar.
En realidad, la aparición pública de los dos jóvenes –por primera vez desde que se inició, hace ocho años, la causa que investiga sus orígenes– fue una desesperada jugada comunicacional preparada a pedido de la dirección del Grupo Clarín por expertos de la agencia La Ese, que dirige el publicista y marketinero político Carlos Souto, el mismo que armó el equipo de falsos foristas que invade las páginas web de los medios e inunda de llamadas los teléfonos de ciertos programas de radio (ver págs. 2 a 4). La entrada en escena de Marcela y Felipe –algo que los abogados de Clarín siempre trataron de evitar– coincide con el fracaso de las últimas presentaciones judiciales para evitar la comparación, en el Banco Nacional de Datos Genéticos, de las muestras de ADN de los jóvenes con las de todos los familiares de desaparecidos, como establece la ley aprobada por amplia mayoría en las dos Cámaras el año pasado. Para armar el texto, Souto no sólo trabajó en equipo con los abogados de la directora de Clarín sino que consultó a otro estudio jurídico, con uno de cuyos dueños tiene lazos familiares.
En líneas generales, la maniobra intenta instalar a la directora de Clarín en un lugar muy caro en el imaginario de los argentinos: el de una madre que ama a sus hijos. Busca también desplazar la situación de víctimas de Felipe y Marcela de un lugar a otro: en vez de ser posibles víctimas de los delitos de apropiación indebida y robo de identidad, los instala como una “pieza más” de una “embestida” del Gobierno contra el Grupo Clarín. También pretende presentarlos como personas a quienes se les está invadiendo la intimidad, pero omite deliberadamente decir que la comparación de las muestras de ADN ordenada por la Justicia no apunta sólo a descubrir sus orígenes biológicos –y de ese modo sus verdaderas identidades–, sino que también es necesaria para esclarecer uno o más presuntos delitos cometidos en el marco del terrorismo de Estado.
El diseño de la presentación televisiva de los jóvenes evitó el formato de la entrevista, mucho más eficaz para conmover a la audiencia. Prefirió limitarla a la  lectura del texto de la solicitada para no correr los riesgos de decir inconveniencias o cometer fallidos que plantea un diálogo. Tampoco les habría resultado fácil encontrar un periodista de prestigio - incluso dentro de Grupo - que aceptara hacer preguntas guionadas por abogados y publicistas.
Entre otras falsedades, la solicitada preparada por Souto les hace decir: “Nunca tuvimos ningún indicio concreto de que podamos ser hijos de desaparecidos”. El 12 de mayo de 2003, la propia Ernestina Herrera de Noble escribió una carta abierta en Clarín donde reconocía que “muchas veces he hablado con mis hijos sobre la posibilidad de que ellos y sus padres hayan sido víctimas de la represión ilegal”.
Lo único cierto que hay en el texto es que Marcela y Felipe son víctimas. Aunque no de un ataque orquestado por poderosos enemigos. Claramente son víctimas de sus manipuladores
.

 

 

Publicado en: El Argentino.com - © Copyright 2008. Todos los derechos reservados.

Palabras claves , , , , ,
publicado por hpn a las 16:53 · Sin comentarios  ·  Recomendar
 
27 de Abril, 2010 · Política

Un cuñado sospechado de represor


Todo cierra

 

25-04-10 /  En Posadas, Misiones, todos “saben” que el fiscal Juan Carlos Tesoriero fue represor durante la última dictadura militar, pero nadie se atrevió a denunciarlo. Tesoriero es -vaya casualidad- cuñado de Carlos Souto, dueño de la agencia de publicidad La Ese, encargada de propagandizar a lo peor de la derecha (anche piú..), y -de modo natural- responsable de acciones de guerrilla comunicacional pagadas por el monopolio Clarín.

Por Liliana Díaz
Periodista. Desde Misiones.

En Posadas, Misiones, todos “saben” que el fiscal Juan Carlos Tesoriero fue represor durante la última dictadura militar, pero nadie se atrevió a denunciarlo. Tesoriero es el marido de Ana María Souto, hermana de Carlos Souto, y padre de Juan Andrés, empleado de su tío en la agencia La Ese.
Según Amelia
Báez, subsecretaria de Derechos Humanos y presidente de la Comisión de Familiares, “Tesoriero nunca dio curso a los numerosos hábeas corpus que presentábamos. Nos recibía apenas en los pasillos de la fiscalía y ninguno corrió nunca”.
A pesar de esa convicción acerca del pasado del fiscal federal de Misiones, nunca hubo ninguna denuncia concreta sobre las numerosas versiones acerca de su participación incluso en sesiones de torturas. Se dice también que se apropió de terrenos de personas que fueron sometidas a torturas, pero, llamativamente, nadie puede localizar hoy al único testigo que podía dar cuenta de ello.
Graciela Franzen, ex presa política y una de las promotoras de los Jucios por la Verdad[1], no tiene dudas acerca de la complicidad del fiscal. En el año 2001, en los días previos al inicio de los juicios, un grupo de estudiantes de la Universidad Nacional de Misiones colaboraba en la investigación de los delitos de lesa humanidad, y se comenzó a vislumbrar por entonces la participación del fiscal en la dictadura.
En ese entonces Juan Carlos Tesoriero envió una carta desde la propia fiscalía al decano de la Facultad de Humanidades y al rector de la Universidad requiriéndoles los nombres de los estudiantes que participaron en la investigación, bajo la acusación de “apropiación de identidad”, ya que el trabajo no era avalado por la institución.
Las autoridades felizmente respondieron que los estudiantes gozaban de “libertad de expresión”, pero se corroboró de esa manera lo que para Graciela Franzen es la actuación del fiscal “al mejor estilo de la represión”. En 2001 Franzen ratificó que el fiscal federal Tesoriero “no aceptaba las denuncias de apremios ilegales, decía que habría que torturarlos un poco más y que lo que les hicieron fue poco”.
Esto da una pista clara de por qué nadie se atrevió –ni se atreve– a presentar una denuncia contra el fiscal. Como una triste paradoja, una de las hijas de Franzen fue compañera de colegio de una hija del fiscal. Un día, para su cumpleaños, nadie quiso participar de la celebración, ya que todos estaban al tanto de su pasado vinculado a la represión. Las únicas compañeras de colegio que estuvieron al lado de la hija del fiscal fueron hijas de tres ex presas políticas. Sentían que debían ser solidarias.



Url: http://www.elargentino.com/Content.aspx?Id=88001


[1] Es hermana de uno de los asesinados en la Masacre de Margarita Belén.

Palabras claves , ,
publicado por hpn a las 14:44 · Sin comentarios  ·  Recomendar
 
24 de Abril, 2010 · Cultura

Pequeños ídolos de la "clase media" argentina


Pequeño Aguinis Ilustrado
Primera parte

Por Gustavo Porcel*

En el momento de elegir candidato para la galería de "Caretas y veletas", Marcos Aguinis no figuraba al tope de nuestra lista . Si bien la percepción de que "amaga como progre" pero "remata por derecha" estaba siempre presente, la verdad es que (cambiando la metáfora futbolera por la baraja) nos parecía un "cuatro de copas". Sin embargo, como parte de la búsqueda simultánea de información sobre personajes variopintos, la de Aguinis resultó mucho más "intensa" de lo esperado. Ordenando el material en distintos ejes organizadores -muchos previsibles, otros insospechados-, pronto advertimos que había algunos que resultaban emblemáticos a la hora de poner en evidencia las posiciones conservadoras y reaccionarias de Aguinis y su alineamiento militante con el pensamiento hegemónico con pretensiones de único. Y tomando su posición frente a la dictadura militar como el eje más representativo, pensamos que por sus implicancias merecía un énfasis especial. Esa es la razón por la cual esta nota tendrá una segunda parte, tan necesaria como reveladora. Dicho esto, comencemos.


Con Marcos Aguinis pasó algo curioso. Circuló durante años como "progresista", sin que nadie acertara a explicar bien por qué. La reiteración de una idea tan  vaga como simplificadora -  "es un tipo piola" - se fue convirtiendo en un juicio inapelable. Tanto, que aparecer como posible candidato a vicepresidente de López Murphy no alcanzó para contradecirlo. Todo lo contrario: frente a un candidato conservador hasta el fastidio, Aguinis representaría - desde una lógica absurda pero eficaz - el toque progre de la fórmula.

Una breve digresión
Estas simplificaciones suelen convertir, con excesiva frecuencia, a actores, músicos, deportistas o escritores en referentes políticos. Se trata de un "desplazamiento" que se practica, muchas veces, sin más reparo que la difusión de frases, consignas o solidaridades "políticamente correctas", sin advertir que la línea que separa la oportunidad del oportunismo suele ser tenue y delgada. Las prácticas y los compromisos concretos, entre tanto, quedan relegados a un discreto segundo plano. Esto ha sembrado de frustraciones y desengaños al campo popular. El cuestionamiento de María Elena Walsh a la carpa docente (apelando al "sentido común" de la derecha para fustigar a CTERA por izquierda) o el apoyo, no por liviano y maquillado menos reaccionario, con el que la Negra Sosa pretendió legitimar a Mauricio Macri desde el progresismo (sin entrar en consideraciones sobre el individualismo de feria que motivó un apoyo  tan estúpido como inoportuno) son ejemplos de estas "desilusiones" y de los riesgos de asignar "al voleo" ciertas mediaciones.

Digámoslo de una vez: la idea de un Aguinis progresista nos parece una zoncera en el sentido más jauretcheano del término. Intentaremos explicar porqué.

Confusiones y confundidores

Aguinis es un escritor de ficción muy talentoso (La Gesta del Marrano, su mejor obra, es sin duda memorable); es también un mediocre ensayista y un conferencista espantoso. Pero no nos convocan sus dotes artísticas, sino su aporte permanente a la confusión política llamando, desde su pretendido lugar de "progre", a votar por el conservadurismo más reaccionario.

Otra breve digresión 
El término "progresismo" está muy lejos de constituir una categoría analítica. Apenas si podemos computarle a su favor algún valor "operativo" para aglutinar un heterogéneo conjunto de identidades políticas y sociales que, admitámoslo, suelen estar más unidos por el espanto que por el amor (también habría que reconocer que, en la Argentina de hoy, esto no es poco).
Su uso más frecuente es como adjetivo; y aquí es donde más fácilmente se advierten sus insuficiencias. Porque cuando se califica a algo o a alguien de "progresista", no se lo historiza, no se lo pone en contexto. "Progresista" lo dice todo, que es la mejor manera de no decir nada. Progresista es James Petras; progresista es George Clooney; progresista es… ¡Magdalena Ruiz Guiñazú! (la referencia al campo nacional y popular pone algunas cosas más en su lugar, dándoles contexto histórico y social, situando el análisis en una clave diferente, quizás políticamente más "incorrecta", sin duda más incómoda; pero ese es otro debate). Sin embargo, aún con límites borrosos, con criterios de inclusión ambiguos y con una identidad de conjunto imprecisa y contradictoria, el "progresismo" expresa un espacio al que - reiterémoslo hasta el cansancio - Aguinis no pertenece.

Como la costurerita que dio el mal paso, a Aguinis también lo encandilaron las luces del centro. Pero a no confundirse, porque no es el "trocén" el que deslumbra a nuestro Marcos: como fiel exponente del establishment cultural, en él también campea esa indisimulable admiración por el centro del mundo, esa mirada miope incapaz de advertir que su ramplona apelación a "lo universal" encierra una metáfora del sometimiento cultural: quizás, el más duro de todos los sometimientos; seguro, el más eficaz.

Por eso, desde un razonamiento cómodamente colonial (¡qué magnífica expresión de Jauretche!), Aguinis nos dice: "Es otra oportunidad, como la que tuvo la Argentina en el pasado, en especial durante la Segunda Guerra Mundial. Pero claro, ocurre que los argentinos hemos adquirido una gran habilidad para dejar pasar oportunidades o para echarlas a perder (…) Si se va a producir una migración de activos, de inversiones, -por supuesto es poco pensable que esto vaya a ocurrir en Medio Oriente, o en Africa o Asia Central o en Europa Oriental-, Argentina podría ser uno de esos grandes puertos muy atractivos". Y remata: "Pero para que eso suceda, nosotros los argentinos, tenemos que hacer algo. De nosotros los argentinos depende cómo nos van a ver, cómo nos van a apreciar".

¿Qué decir? Obviemos los errores diagnósticos sobre los lugares a los que el capital financiero derivaría sus inversiones (sin ir más lejos, EE.UU. está buscando socios para invertir unos manguitos - 55.000 millones de dólares, para ser más exactos - para "reconstruir" Irak). Lo que más impresiona de estas palabras, dichas durante una conferencia en el 2001, es la imposibilidad de pensar alguna alternativa de desarrollo que no pase por ser un "puerto atractivo" para capitales que, hasta ahora, sólo han mostrado una mayoritaria vocación por la inversión financiera improductiva y la fuga de divisas. Como todo pensamiento colonizado, es incapaz de decodificar lo universal en otra clave que no sea la inferioridad nativa (lo que Jauretche llamaba una "zoncera autodenigratoria"). Por eso, la preocupación final por "cómo nos van a ver" es de tilingo; la de "cómo nos van a apreciar" es de mayordomo. ¡Da náuseas!

El racismo "hedonista" de Aguinis: una cuestión de buen gusto

En la misma conferencia, Aguinis se solaza con algunas de las virtudes que tenemos -a su entender- los argentinos. Entre ellas: el hedonismo. Sí, leyó bien. Vamos por partes. "Por otro lado, los argentinos somos un pueblo hedonista. (...) El hedonismo bien entendido, que es la capacidad del disfrute, de la buena mesa, del buen vino, del buen espectáculo, de la buena ropa, de la calidad de vida, no puede ser criticado. (...) Nos gusta a nosotros vestir bien, comer bien, ver un buen espectáculo, tener una buena calidad de vida. Nos gusta viajar, enterarnos de cosas".
Estos párrafos son tan frívolos, tan de tilingo y bonvivant, que dan vergüenza ajena. Reflejan una lectura sociológica de cotillón, más propia de Lita de Lázzari y Susana Giménez que de un intelectual (aún en los términos que la superestructura cultural del establishment entiende por intelectual). Pero, atención, porque ahora viene lo mejor. Dice Aguinis: "Y evidentemente tenemos además una población que es bella. Las argentinas y los argentinos somos seres humanos bellos, comparados con otras partes del mundo, la mayor parte de los argentinos son elegantes, tienen buena presencia, tienen buenos hábitos. (...) Hay que saber qué ofrecer para que esa capacidad del gusto y del refinamiento encuentre sus satisfacciones". (en negrita nuestro). ¡Cuánta pelotudez toda junta! Para Aguinis, la Argentina no termina en la General Paz sino... ¡en Juncal y Rodríguez Peña! Ya me imagino a "la 12" cantando a voz en cuello en la Bombonera: "Para ser buen argentino / dos cosas hay que mostrar / una camisa de Giesso / y un traje de James Smart"

El racismo "clásico" de Aguinis: una cuestión de cretinismo

Intentando ilustrarnos sobre el que es, a su juicio, uno de los peores males de algunas sociedades (o sectores de ellas), "hacerse las víctimas", Aguinis no encuentra nada mejor que acudir a un ejemplo ya clásico del racismo: ¡los negros! Sí, volvió a leer bien. Con motivo de un viaje por EE.UU., nos comenta que tuvo oportunidad de conocer un movimiento organizado por la comunidad negra solicitando reparaciones económicas para los descendientes de los esclavos. Más allá de la opinión que merezca la iniciativa, es interesante seguir el hilo de los argumentos - y el tono - de Aguinis sobre el particular: "¿Cómo se sale del clima de mayor delincuencia, de mayor atraso, de menor imaginación en el campo de los negocios, que tiene paralizada a la comunidad negra y que la mantiene atrasada, cuando hay todas las oportunidades abiertas para que ella pueda mejorar?. Hay sectores de la comunidad que apuestan a mantenerse en el rol de víctima".

Continúa luego con una suerte de explicación pseudopsicoanalítica digna de "Utilísima", y nos explica: "Entonces, ese rol de víctima que le hace de alguna forma disfrutar de manera masoquista su pasado, le bloquea la capacidad de modificar su presente y su futuro". ¡Bucay no lo hubiera dicho mejor!

Y finaliza su desaguisado: "Esas reparaciones no van a ser útiles para la comunidad negra si los mismos dirigentes negros, si la misma comunidad negra no decide cuál es su propia responsabilidad para salir de la parálisis del atraso en que está sumida esa comunidad en comparación con otras comunidades de los Estados Unidos". A esta altura, ya no sé que calificativo elegir, si canalla o ignorante. (ya sé: ¡canalla ignorante!).

Apostillas con humor... negro
Cuando Martin Luther King aceptó su nombramiento como pastor en la Iglesia Baptista de Denver Avenue en Montgomery, Alabama, debe haberse puesto a meditar sobre el siguiente dilema: ¿qué será mejor? ¿sacar provecho de las innumerables ventajas que le otorgaba su condición de negro? ¿o hacerse la víctima? (está visto que eligió esto último). También es probable que cuando la Corte Suprema de los EE.UU. prohibió, ese mismo año (1954), la educación pública segregacionista que existía en los estados del sur, no haya tomado en cuenta que con esa medida otorgaba a los negros una ventaja intolerable, habida cuenta de "todas las oportunidades abiertas para mejorar" que ellos tenían. ¿No advertían los magistrados que así les "bloqueaban la capacidad de modificar su presente y su futuro"? ¿Y cuándo en 1955 King dirigió un boicot a una compañía de transporte público en Montgomery a raíz del arresto de una mujer negra que se negó a pararse para dejarle el asiento a un hombre blanco? ¡Qué provocación! ¿Cómo no van a tener estos negros indisciplinados un "clima de mayor delincuencia"? ¡Bien merecido tuvo King su arresto y el destrozo de su casa! Pero, otra vez, los jueces liberales (que no habían podido aún leer a Aguinis) volvieron a hacer de las suyas: en 1956, el Tribunal Supremo prohibió la segregación en el transporte público. ¿Pero es que no ven que así les estimulan su "disfrute masoquista"?

Sigamos un poco más con este negro revoltoso. Al parecer, King no se había percatado que la "parálisis" y el "atraso" de la comunidad negra de los EE.UU. era exclusiva responsabilidad… ¡de los negros! Sólo así se puede explicar que insistiera con pretensiones estrafalarias como la de aquella multitudinaria campaña por los derechos civiles en Birmingham (Alabama) en 1963, para lograr el censo de los votantes negros (¡encima quieren votar!), acabar con la segregación y conseguir mejoras en la educación y la vivienda en los estados del sur. Obviamente, semejante falta de autocrítica por parte de los "dirigentes negros", no podía desembocar en otra cosa que en la "Marcha hacia Washington", donde el 28 de agosto de 1963, King pronunció su ya famosa frase: "Yo tengo un sueño" ("I have a dream"). Aunque seguro que la frase quedó mal registrada, y lo que dijo en realidad fue: "Yo tengo sueño", porque... todos sabemos lo vagos que son los negros, y como les gusta hacerse las víctimas. ¿El Ku Klux Klan? ¡Por favor! ¡Propaganda negra y comunista!

Dejemos de lado el humor… un rato nada más…

El 4 de abril de 1968 Martin Luther King fue asesinado en los prolegómenos de otra marcha, esta vez no sólo con la comunidad negra sino con otros sectores que confluirían, en una convocatoria multitudinaria, en la "Marcha de los pobres" contra... ¡la guerra en Vietnam!

Ahora bien: si un pacifista como Martín Luther King -que recogió críticas en diversos sectores de su propia comunidad por lo que consideraban una actitud "blanda" o poco firme- no mereció ni el tiempo ni las ganas de Aguinis para atenuar sus comentarios de racista ignorante... ¡imagino lo que queda para un dirigente como Malcolm X, que rehusaba limitar la lucha por la liberación de los negros a las reglas exigidas por sus opresores!

"Siempre que andes detrás de algo que sea tuyo, tienes el derecho legal a reclamarlo. Y el que haga cualquier intento de privarte de lo que es tuyo está violentando la ley y es un criminal". ¿Les parece que es el pensamiento de alguien que pretende hacerse la víctima? Creo, sinceramente, que el amigo Aguinis "zafa" porque sus columnas en el diario de los Mitre no llegan al Bronx ni a Harlem; de lo contrario, en su próximo viaje al "gran país del Norte", tendría que dar algunas incómodas explicaciones.
 
Quien le contestó, sin saberlo, fue Fidel en la Conferencia Mundial contra el Racismo, la Discriminación Racial, la Xenofobia y las Formas Conexas de Intolerancia (Durban, Sudáfrica, 1ro de septiembre del 2001):

"El racismo, la discriminación racial y la xenofobia constituyen un fenómeno social, cultural y político. No un instinto natural de los seres humanos: son hijos directos de las guerras, las conquistas militares, la esclavización y la explotación individual y colectiva de los más débiles por los más poderosos, a lo largo de la historia de las sociedades humanas".

(…) "Lo real e irrebatible es que decenas de millones de africanos fueron capturados, vendidos como mercancía y enviados al otro lado del Atlántico para trabajar como esclavos y que 70 millones de aborígenes indios murieron en el hemisferio occidental como consecuencia de la conquista y la colonización europeas".

(…) "Tras la abolición meramente formal de la esclavitud, los afro norteamericanos fueron sometidos durante otros cien años a la más cruel discriminación racial, muchos de cuyos rasgos y consecuencias han permanecido hasta hoy durante casi cuatro décadas adicionales, después de sus heroicas luchas y los avances alcanzados en los años 60, que costaron la vida a Martin Luter King, Malcom X y otros destacados luchadores".

De todas maneras, no creo que nuestro amigo Marcos cambie de parecer. Como dice Jauretche: "Es que la "intelligentzia", cuando se somete a la función a que está sometida, tiene la misma psicología que el mucamo de casa rica".

La causa palestina y el muro de la alegría

Que la obsecuencia de Aguinis con el unilateralismo norteamericano no tiene límites ni pudor es, a esta altura, una obviedad. Tanto, que hace palidecer de envidia al mismísimo Carlos Escudé, afamado Director de la "Escuela de Política Internacional para Señoras Gordas".

En la mencionada conferencia del 2001, nos explica lo siguiente: "Porque esta situación de amenaza terrorista internacional está dividiendo al planeta en dos sectores: el sector de los países donde funcionan las democracias y el sector de los países donde no funcionan las democracias, que son justamente los países donde se alimentan los grupos terroristas". ¿Les suena? Convengamos que, a partir de semejante definición, uno podría deducir que el primer estado terrorista es... ¡EE.UU.!

Más adelante agrega: "Hace tiempo se había dicho que nunca una guerra importante se ha producido entre dos democracias. Las guerras importantes fueron porque una de las partes no eran democráticas, como el caso de la última guerra mundial". Esta visión de los soldados yanquis como "guerreros de la libertad y la democracia" es, no sólo poco rigurosa en términos de análisis histórico-político, sino bastante irrespetuosa con la inteligencia de su ocasional auditorio; parece una versión de la guerra contada por el Sargento Sanders y la CNN (eso sí, con censura, ¡que para eso tenemos democracia en América!).

Sin embargo, en el tema palestino, Aguinis lo corre por derecha al mismísimo Bush. En un artículo publicado en La Nación nos dice: "El actual salvavidas de plomo en el que insisten muchos periodistas e intelectuales consiste en culpar del conflicto a la insoportable ocupación israelí, al muro de división y a los asentamientos. Centrarse ciegamente en esos puntos impide entender que la ocupación ya podría haber desaparecido y que desaparecerá apenas se llegue a un acuerdo de paz. Ese acuerdo se demora sólo por culpa de los atentados terroristas". En la acepción de "terrorista" ¿estará incluyendo también a las acciones del ejército israelí? Quizás, por ser un ejército regular que actúa en nombre del Estado, no le cabe esa definición (algunos soldados y aviadores israelíes, objetores de conciencia ante el horror del que han sido protagonistas, piensan distinto; la mayoría de la comunidad internacional, a través de los múltiples votos de censura en las Naciones Unidas, también).

Pero la perlita es la opinión de Aguinis sobre el muro de Sharon (que ha merecido reproches de los más variados tonos, incluyendo también muchos sectores democráticos israelíes). Dice Aguinis: "En cuanto al muro, ¿no se trata de algo lamentable y maravilloso a la vez? Lamentable porque hubo que erigirlo para proteger a los civiles de las incursiones terroristas. Y maravilloso porque es la mejor prueba de que Israel no es un Estado expansionista, sino que se está poniendo límite: no irá más allá de ese muro. Se debería bailar de alegría".
Las comparaciones son tan obvias, las evocaciones tan brutales, que no merece mayor comentario.

Aguinis y los intelectuales "independientes"

En un acto de campaña de Recrear en Rosario, Aguinnis dijo sin sonrojarse: "soy un intelectual independiente que votará a López Murphy".

El problema es que la "independencia" de Aguinis tiene un sesgo más que curioso. En el acto de Rosario, su candidato venía de un encuentro con  el PDP y el eterno diputado nacional Alberto Natale, un conspicuo procesista en los años de la dictadura. En el cierre de campaña en Tucumán, Aguinis acompañó a López Murphy a una caminata con Pablo Walter, un senador de Bussi que tres semanas antes se había pasado a Recrear sin renunciar a su banca. En el festejo del cumpleaños número 51 del candidato (donde Aguinis le hará un regalo del que hablaremos más adelante), el sesgo es el mismo: se brindó con champán por el nacimiento del Movimiento Federal, una confederación de partidos de derecha y provinciales (muchos de ellos procesistas), cuyos votos López Murphy esperaba cosechar.
Como puede verse, ¡todo muy independiente!

Pero dediquémosle unos pocos párrafos a esta cuestión de la independencia en los intelectuales, de la que Aguinis tanto se ufana.
Comencemos con una definición: la condición de intelectual independiente es, en la práctica, una ficción. Lo sepa o no, lo admita o no, el intelectual se encuentra siempre en estrecho vínculo con algún grupo social cuyos valores expresa (Aguinis es un ejemplo maravilloso). Vínculo que es particularmente intenso cuando de los dueños del poder se trata (Aguinis, de nuevo). No es necesario que ese intelectual provenga de tal o cual sector: "su función - dirá Gramsci - está por encima de su origen social".
Por lo tanto, cuando un intelectual se juzga a sí mismo autónomo o independiente de las luchas y las pasiones de la política, aparecen de inmediato tres posibilidades:

  • Que el fulano sea consciente de su impostura. Es decir, que estemos ante un farsante.
  • Que crea honestamente en su presunta autonomía. Aquí se abren, a su vez, dos alternativas: cierto grado de entumecimiento de la reflexión crítica que le impide advertir la pérdida de contexto histórico y social, o una posibilidad no por sencilla menos contundente: el tipo es un auténtico pelotudo.
  • Que en verdad se trate de un intelectual independiente. Pero en el pecado está la penitencia: esta ausencia de vínculo orgánico - otra vez Gramsci dixit - lo vuelve desdeñable, calificando de pequeños caprichos intelectuales a las ideologías que produce.

Un regalo que "ilumina"

Hemos dejado casi para el final un hecho aparentemente anecdótico. Eran los tiempos en los que López Murphy fatigaba distritos y tribunas en busca de los votos de la derecha. Todavía no había empezado a disputar votos por izquierda entre aquellos sectores no autoritarios de la sociedad que podían brindarle apoyo electoral; por lo tanto, con ese desapego de la derecha por la memoria histórica, anunciaba el crecimiento que mostraba en las encuestas ("amigas") con una provocación: "nos estamos acercando a tambor batiente y paso redoblado". En uno de esos actos, precisamente en el que comenzó a circular su nombre como posible compañero de fórmula, Aguinis le obsequió un regalo al circunspecto y castrense candidato.

Más allá del gesto - que lo pone más cerca del maestro ciruela que del tan mentado apoyo independiente -, el regalo elegido por Aguinis tiene la relevancia de un símbolo: un ejemplar… ¡de la Constitución de 1826!

Vamos a partir de una aclaración previa: el lugar desde el cual miramos, entendemos y explicamos el pasado, es el presente. Convengamos que a esta altura de la soirée, esto es una verdad de Perogrullo. Muchos ya lo explicaron antes; y mejor. Pero entonces, ¿puede caber alguna duda que al buscar su regalo "en el pasado", nuestro amigo Marcos sabía muy bien que era el presente lo que estaba en juego?; ¿no resulta fácil descubrir el valor simbólico que esa particular mirada sobre el ayer adquiere en la afirmación de sus convicciones de hoy?

Pero intentemos avanzar un poco en la relación entre aquella expresión del desvarío rivadaviano y algunos rasgos de la derecha autóctona que Aguinis - y López Murphy - intentan Recrear para nosotros.

Mayo representó siempre, en nuestra historia, una palabra prismática. Pero entre sus innumerables reflejos, hay uno en particular que reúne múltiples consensos (juicios de valor aparte): Mayo es la Razón Iluminista. Una apuesta extraordinaria para los hombres de Mayo hubiera sido que la protección de las artesanías e industrias provinciales dejara de ser un fenómeno secundario, casi involuntario del monopolio español y la mirada cortoplacista de los comerciantes de Cádiz, y se transformara en "políticas activas" (para usar una expresión más contemporánea), acercando las provincias a la revolución y facilitando su integración al desafío más estratégico: la construcción de la Nación. Pero sabemos que otra fue, sin embargo, la historia. Y otro, muy distinto, su resultado: la implantación del librecambio (bajo la atenta e inspirada mirada de Lord Ponsomby) y la invasión, en son de guerra, a las provincias.

Bernardino Rivadavia fue, que duda cabe, un fiel exponente del iluminismo. Para esta lógica de pensamiento, las mayorías populares nunca son sujetos de la historia. Porque la Razón Iluminista trasciende la historia. Por eso, don Bernardino impuso su Constitución a contramano de la realidad. Por eso, también, eligió el despotismo ilustrado en vez de la política (Agüero, su ministro de gobierno, lo definió en forma más rústica pero sincera: "la organización a palos").

Sin embargo, hay quienes todavía tienen prurito en impugnar el Iluminismo Rivadaviano. Quedar pegados a la defensa del orden colonial o convertirse en enemigos del progreso son los temores más frecuentes. Claro que, para desnudar la falta de sentido histórico de don Bernardino y sus compinches, no hace falta asumirse como bárbaro; alcanza con compartir, civilizadamente, la mirada historicista de… ¡Alberdi!
Recurramos a José P. Feinmann:

"Alberdi aconsejaba a sus amigos: "Es ya tiempo de que la nueva generación (…) sin ser ingrata a los servicios que debe a sus predecesores, rompa altivamente toda solidaridad con sus faltas y extravíos". Y era terminante en la formulación de sus cargos: "nuestra historia constitucional no es más que una continua serie de imitaciones forzadas, y nuestras instituciones, una eterna y lenta amalgama de cosas heterogéneas". ¿Dónde radicaba la causa de esta ineficiencia absoluta?
Rivadavia, discípulo de Condorcet, admirador de Bentham, había padecido agudamente (…) los vicios del iluminismo: una ciega confianza en el poder de la razón y en su aptitud para dar una organización racional a la sociedad humana. Coriolano Alberini enfoca el tema con acierto: "Esta razón está por encima de la historia, y ésta es un proceso que por sí mismo no constituye necesariamente un progreso. La historia puede ser muy bien un mero repertorio de injusticias y supersticiones, no obstante tal o cual episodio luminoso. Infiérese, por tanto, que el "iluminismo" considera que la historia debe ser hija de la razón humana, suprema creadora de ideales. Semejante tesis implica admitir la virtud del poder omnímodo legiferante. La historia es lo que el hombre racional quiere que sea. Punto de vista semejante debía terminar en dos políticas: despotismo ilustrado o revolución". Las dos fueron empleadas por el unitarismo: hicieron la revolución en mayo de 1810 y desde entonces ejercieron el despotismo ilustrado. La máxima expresión de esta segunda política fue la Constitución rivadaviana del 26, Constitución a-priori, dictada sin tener en cuenta las reales necesidades del país. Alberdi no dejó de condenarla: "No debiera extrañar que las masas incultas cobraran ojeriza contra la civilización de la que no habían merecido sino un trato cáustico y hostil".
(...) El cargo que Alberdi formula a la generación rivadaviana es, en resumen, el de su carencia de sentido histórico. Esa ciega razón iluminista, tan poco sensible al lenguaje de los hechos, estaba condenada a trabajar en el vacío: he aquí la causa que hundió en el fracaso sus experimentos constitucionales".

Octosílabo final

Alguien que nos habla de trapisondas; que es un conservador vergonzante y un elitista confeso; que tiene sobre nuestra historia pasada la mirada del Billiken (y la del State Department sobre la reciente); que se propone integrar una fórmula con un tipo que se engomina hasta el bigote y parece un coronel de caballería (peor aún, que piensa como tal), merece un final desacartonado.

Por eso, pensamos en un octosílabo que, desde el humor, pusiera las cosas un poco más en su lugar. No fue casual la elección del estilo: en octosílabos fue escrito el Martín Fierro, texto militante (igual que el Facundo) al que los amigos liberales de Aguinis escamotearon su valor político reduciéndolo sólo a su valor literario. Aguinis ni siquiera eso: retoma, en aquella conferencia del 2001 ya aludida, la visión anacrónica del gaucho vago y malentretenido (Sarmiento y Mitre de acuerdo) que, para colmo, se convertirá en cabecita y... para horror de bellos y elegantes… ¡en un descamisado! Se cerraría así, como en un círculo borgeano (esta vez sin ironía), el catálogo de responsabilidades para no pocas de nuestras desgracias y calamidades nacionales (ahora el que está de acuerdo es Sebrelli, otro "progre" que se las trae). Ya lo sabíamos (porque nos lo enseñó Aguinis): ni el gaucho ni los descamisados serán, jamás, gente bella.

Vaya, entonces, nuestro amistoso y octosílabo epitafio:


                                   Aquí descansa el artista
                                   de la prosa deslumbrante.
                                   Más de ideario tan menguante,
                                   sólo cáscara resulta.
                                   Una cáscara que oculta...
                                   ¡del gorila, la pelambre!


* Médico. Artículo publicado en La esquina del Sur. Link en este blog.

Una aclaración necesaria
Como su título lo anticipa, esta nota tendrá una segunda parte. No es una cuestión de diseño ni de redacción, sino de énfasis.

Palabras claves , ,
publicado por hpn a las 14:43 · Sin comentarios  ·  Recomendar
 
11 de Abril, 2010 · Política

Alfonsín, la democracia y los aliados de sus enemigos.




Yo me acuerdo

Escribe Carlos Caco Fernández

Me acuerdo que hace un año, desde esta columna, tambien rendíamos homenaje a la figura del ex presidente Raúl Alfonsín. ¿Se acuerdan?

Corría el ’88. Más o menos a esta misma altura del año el país se declaraba en recatada moratoria y había dejado de pagar su deuda externa. La hiperinflación de cuatro dígitos doblegaba al gobierno radical, aquel que llegó junto con la reimplantación de la democracia, el que en sus comienzos puso sobre el tapete a los Derechos Humanos y, aunque muy tibiamente, procuró instalar un modelo de inclusión social que fue tenazmente combatido por los bancos, los monopolios y sobre todo por la Sociedad Rural, esta Sociedad Rural, la que integra la Mesa de Enlace y es la misma que abucheó y silbó al Presidente Alfonsín cuando éste se negaba a aceptar los designios de la Patria Ganadera. ¿Se acuerdan?

 El déficit fiscal se multiplicaba y la inflación se hiperinflacionaba. El Presidente Alfonsín apuraba su retirada del Gobierno adelantando para mayo las elecciones previstas para octubre. Las Casas de Cambio desbordaban de gente que no bien cobraba el sueldo corrían a comprar dólares, para luego  revenderlos un poquito todos los días con la ilusión de perder un poco menos, aunque de todas formas siempre perdían. En los supermercados iban actualizando los precios de todos los productos en el aire, sin esperar a que el repositor, o repositora,  terminara de acomodarlo en las góndolas. Había momentos en que el consumidor no terminaba de poner en el carrito un artículo, que ya la mano del empleado lo levantaba y volvía a ponerlo allí remarcado a un precio superior. Los fraudes con los alimentos estaban a la orden del día: frascos de mayonesa, de salsa, de palmitos o de cualquier otra cosa, ya vencidos o alterados, que algunas empresas cargaban en camiones para que los arrojaran en los basurales, eran desviados del destino al que iban dirigidos y los frascos, furtivamente retocados, volvían tramposamente a las góndolas a través de procedimientos clandestinos. La pobreza llegaba al 53 %;  la inflación mensual era del 80 %.; la anual superaba largamente los tres dígitos y el riesgo Pais, que si bien no nos importaba demasiado (y nunca terminamos de entender bien qué mierda es eso),  estaba por encima de los  8000. Pero además los sueldos estaban por el piso y a los jubilados y empleados estatales les rebajaban los haberes. ¿Se acuerdan, no?

Por el otro costado, un monstruoso efecto succión transfería fortunas descomunales hacia el exterior. Cualquiera ganaba más especulando que produciendo. La usura estaba la orden del día y usufructuaba la desesperación del pobre gato que si tenía la suerte de recibir un cheque diferido, para canjearlo por efectivo se veía obligado a perder la mitad del importe.

Hacía ya tiempo que no había paritarias ni convenios de trabajo, y encontrar un laburo  era más difícil que matar un burro a pellizcones. Fueron los comienzos de los primeros cartoneros de la modernidad, que en grupos familiares revolvían los cestos de basura buscando cartones y comida. Tambien por esa época se inventaron las Ferias de Trueque; en realidad el trueque ya existía en la antigüedad, creo que lo inventaron los fenicios, pero ese viejo invento resultó útil para que muchos argentinos de "clase media" gambetearan a la pobreza y le hicieran, en orsay, un par de goles al  hambre.

En cambio el gobierno radical de entonces no inventó nada. Declaró el Estado  de Sitio, una vieja herramienta constitucional mediante la cual  Mestre y Storani, republicanísimos, ellos, democratisísimos, ellos, reprimieron a mansalva y le tomaron el gusto a la sangre de un montón de Correntinos, hazaña épica y muy republicana que poco después repetiría Fernando De La Rúa, asesinando a 31 porteños en Plaza de Mayo. ¿Se acuerdan, no?

Yo sí me acuerdo. Y porque me acuerdo, y a pesar de todo lo que puedan decir de él, hoy, a un año de su muerte, como hace un año también desde esta columna, no puedo dejar de rendir mi más sincero homenaje al ex presidente Alfonsín.

Y estoy seguro de que si existiera alguna chance de que los muertos puedan ver y hablarles a los vivos, hoy Alfonsín se permitiría interrumpir a sus celebrantes y le haría cha cha en la cola al papanata de su hijo,  le diría a Julio Cobos que no sea payaso y renuncie, a Gerardo Morales que no haga más papelones y a la gente que no permita que la vuelvan loca, que no se deje engañar por los inflacionistas y las pronosticadoras de catástrofes que les sirven como asustadores. Porque esta inflación, comparada con  aquella gigantesca y desmesurada de su mandato, es apenas un pequeño susto. Que no cancela las Pascuas, se coma bacalao noruego de pescadería vip o merluza barata comprada en un camión.

Estas son felices Pascuas, con Derechos Humanos como aquellos del Nunca Más. Con procesos judiciales como aquel memorable Juicio a la Junta, con un Modelo de inclusión social en marcha al que se oponen los bancos y la Sociedad Rural, y con algunos desaprensivos inflando la inflación y otros pretendiendo instalar un golpe. Nada Nuevo. Pero además con las rutas y los hoteles colmados, con millones de pibes pobres cobrando 180 pesos por mes cada uno, y con una tremenda caja de 48 mil millones, que sí pueden tocarse, y que se tocarán cada vez que haga falta para beneficiar al pueblo argentino, por más que chillen y pataleen quienes endeudaron al país y hambrearon a su gente. 

Leída por el autor en su micro “Puntos de vista” del programa “La minka”, que se emite todos los domingos de 9 a 12 hs. por FM 102.9 y  www.gospel1029.com.ar                                                                                    

Palabras claves , , ,
publicado por hpn a las 11:55 · Sin comentarios  ·  Recomendar
 
11 de Abril, 2010 · Cultura

El conflicto docente de San Luis

Los trabajadores docentes de San Luis cortaron la Autopista de la ruta 7

/04/2010 | 07:00 La autopista de las Serranías Puntanas estuvo cortada por más de 3 horas. "Si el gobierno no nos recibe, las escuelas seguirán vacías y los alumnos de la provincia se quedarán sin clases", aseguró en Cadena 3 uno de los profesores.

Los docentes de San Luis cortaron ayer la autopista de la Serranías Puntanas lo que generó un caos de tránsito en el lugar. La medida de fuerza, que se inició cerca de las 15 horas, se mantuvo por más de 3 horas.

Uno de los profesores autoconvocados dijo a Cadena 3 que la medida es en “contestación a lo que nos dijeron ayer el gobierno de la provincia. Se comprometieron a recibirnos, nos hicieron esperar hasta las 11 de la noche y salieron diciendo que nos nos iban a recibir”.

“No queremos ser mas manoseados. Hoy dijimos basta y si el Gobierno no nos recibe las escuelas seguirán vacías y los alumnos de la provincia se quedarán sin clases. Los responsables no son los docentes, sino el Estado provincial que es el que tiene que garantizar la educación pública”, agregó.

Por otra parte, Héctor, otro docente que participa de la manifestación, salió al cruce de los argumentos utilizados por el Gobierno provincial sobre su posición en contra de un incremento salarial, y negó que una posible suba perjudique el desarrollo de obras públicas.

“El Gobierno gasta en obras 1.500 millones de pesos, mientras que para lograr un aumento en los salarios de los docentes se necesitan 30 millones de pesos, o sea que el incremento no perjudica en nada. Conforman a los docentes sólo con eso”, señaló.

“No es verdad que las obras se van a detener. Eso es para enfrentarnos con otros sectores que se verán beneficiados con las obras”, culminó el docente.

En otro sentido, el secretario general de Sadop, Juan Accornero, vaticinó una agudización del conflicto.

“En Sadop, tenemos asambleas ahora a la tarde y estamos debatiendo para ver si aplicamos cortes en los carriles de la ruta 7” el próximo lunes.
 
Fotos: 4rto. Mundo
Fuente: Cadena 3 (¡Cómo estamos!)
Palabras claves , , , , ,
publicado por hpn a las 10:32 · Sin comentarios  ·  Recomendar
 
10 de Abril, 2010 · Contador

Los chicos puntanos seguirán sin clases

Gobierno de Rodríguez Saa no hizo nada por resolver el conflicto docente en San Luis. 
 
10-04-2010 / 

El secretario general de la UTEP, Carlos Rojas, informó que fracasó otro intento de negociación con el Gobierno de San Luis por lo cual los docentes provinciales continuarán el paro en reclamo de aumentos salariales. "Venimos a traerles muy malas noticias", resumió Rojas ante los maestros luego de que se frustrara un intento de diálogo que permitiera comenzar el ciclo lectivo el lunes.

 

Alberto Rodríguez Saá insistió que sólo abriría las conversaciones con los maestros en las aulas y sin condicionamientos, mientras que los cinco sindicatos que mantienen paralizada la actividad desde el 8 de marzo querían algunos reaseguros que debían estar contemplados en un documento a firmar entre ellos y la provincia.

 

Ayer fue una jornada, tensa y agotadora para los maestros llegados de todo el interior provincial y de la propia capital, que aguardaron en la Plaza Independencia alguna respuesta. Se repitieron las escenas de una olla popular a la hora del almuerzo y cena. "La mala fe del gobierno provincial ha impedido llegar a un acuerdo", señaló Rojas.

 

"Nos pidieron suspensión del paro, lo ofrecimos. Ahora resulta que no les gusta el tenor de la nota", agregó el representante gremial respecto a un documento de reclamos que elevaron los docentes al Gobierno. Rojas añadió: "No dio la cara el ministro (de Educación Fernando Salino) por lo tanto este es un retroceso y han tenido un incumplimiento no solo con nosotros, sino con toda la sociedad de San Luis, que estaba esperando esta jornada para ver si empezábamos las clases el lunes. Lamentablemente, por decisión del gobierno provincial, el lunes no van a comenzar las clases".

 

En tanto, la dirigente de AMPPyA, Velia Vilchez, pidió "profundizar el paro" y le advirtió a Rodríguez Saá "que raje de San Luis porque nosotros lo vamos a correr". Vilchez calificó a los funcionarios del gobernador como "traidores", y a la ministra de Hacienda, Lucía Nigra, la tildó de "atorranta que nos ha robado la plata" de los sueldos

Palabras claves , ,
publicado por hpn a las 13:56 · Sin comentarios  ·  Recomendar
 
24 de Marzo, 2010 · Contador

Crecen los indicios contra Ernestina Herrera



Marcela Noble podría ser la nieta de Chicha Mariani
La fundadora de Abuelas de Plaza de Mayo, sospecha que la hija de Ernestina Herrera de Noble, dueña de Clarín, sea, en realidad, su nieta, Clara Anahí, quien fue secuestrada tras el bombardeo a su casa en La Plata , en noviembre de 1976.
A su vez, en su mensaje a la Nación durante los actos realizados con motivo del Día de la Memoria por la Verdad y la Justicia, la presidenta de la Nación exigió a la justicia mayor celeridad. "No estamos juzgando el pasado -dijo- sino a personas concretas que cometieron delitos".

En declaraciones brindadas a radio Provincia ( http://www.amprovincia.com.ar/noticias/detail_noticia.asp?id=17135&seccion=1), Chicha confirmó que hizo una presentación judicial ante el juez Corazza y por su intermedio ante el juez Bergesio, de San Isidro, que es quien lleva adelante la causa por los hijos de la dueña del multimedio Clarín.
En la acción, se solicita “que se entrecrucen los análisis de Marcela Noble y los de mi familia que están en el Banco Genético y también con todos los familiares que figuran allí porque así lo dispone la ley”.
Consultada sobre en qué basa sus sospechas sobre que Marcela Noble sea Clara Anahí Mariani Teruggi, explicó: “tuve dudas desde 1977 cuando los obispos de La Plata y religiosos me prometían que me iban a ayudar, al tiempo volvía y eran otras las personas que me recibían”.
Además, reveló que en un momento, “me dijeron que mi nieta estaba con gente de muchísimo poder, que era imposible tocarla. Lo recibí de la Iglesia una y otra vez, pero hubo otros elementos que me fueron convenciendo de que podía ser Clara Anahí”.
Asimismo, Chicha admitió que en un momento perdió la esperanza de que Marcela Noble pudiese ser su nieta, al revisar, junto a su abogada, el expediente de su adopción y verificar que “las fechas no concordaban”. Sin embargo, la expectativa resurgió cuando “vinieron dos personas a avisarme que ese expediente era totalmente falso y se descubrieron mentiras”.
La fundadora de Abuelas recordó que “cuando asumió Alfonsín, los llevaron a una escuela suiza hasta que vieron que no pasó nada, entonces los fue a buscar la madre, las fotos de los chicos con príncipes, reyes y presidentes salían en los diarios y yo las junté y encontré parecidos” y Marcela Noble “se parece bastante a la familia de Diana ahora”.
En ese marco, Chicha recalcó que “cuando se llevan a Clara Anahí, la ponen en el auto de Fiorillo (un policía), y ahora me entero que él fue quien llevó a Marcela con la señora de Noble. La llevó de La Plata porque hay documentos de personas que afirman que monseñor Plaza intervino en la entrega de Marcela”.
“Ahora dije basta, no quiero quedarme con la duda y pedí que se hagan los análisis y se crucen con mi familia y con los demás también”, declaró Chicha y se preguntó: “¿Alguien se detiene a pensar en los 33 años que llevan Madres, Abuelas y familiares de esta tortura infinita de no saber, es la tortura más grande y se acrecienta porque uno se va a ir y no pudo hacer nada, y dónde está y cómo duerme, dónde vive y con quién?
“Hay mucha gente que da una mano. Sé que lo que ocurrió en la calle 30 lo sabe toda la gente del barrio, muchos vieron cómo se la llevaron a Clara Anahí, en cambio se difunde la versión de que había muerto, sin embargo, dos personas me dijeron la verdad, pero si lo hubieran dicho hace 20 años, cuánto dolor hubieran evitado”, reflexionó Chicha Mariani.
Por último, Chicha dijo que otro de los elementos que la llevan a pensar que Clara Anahí podría ser Marcela Noble, tiene que ver con las muchas mentiras que se dijeron en torno al paradero de su nieta: “Por qué tapan tanto lo de Clara Anahí? ¿Por qué se inventaron tantas cosas? ¿Para qué? Es porque están tapando algo muy grosso”.


Palabras claves , ,
publicado por hpn a las 21:15 · Sin comentarios  ·  Recomendar
 
24 de Marzo, 2010 · Literatura

24 de Marzo. Memoria. Justicia.


Palabras claves
publicado por hpn a las 16:13 · Sin comentarios  ·  Recomendar
 
23 de Marzo, 2010 · General

San Luis entra en la tercera semana de paro docente



Esperando un muerto

 

En San Luis no han comenzado las clases en ninguno de los niveles de la educación dependientes de la provincia.

La medida de fuerza, iniciada el lunes 8 de marzo, se produce como respuesta a la irrisoria oferta hecha por el gobierno provincial a los reclamos realizados por los trabajadores de la educación.

Los motivos de reclamo son:

a)      el incremento del costo de vida (la inflación, que desde las usinas de los Hermanos Rodríguez Saa, se agita como un fantasma urdido por la malicia de Cristina Fernández, no existe para los docentes);

b)      el deterioro objetivo de los ingresos de los trabajadores;

c)      la violación del principio constitucional de “igual remuneración por igual tarea” (los docentes con doble cargo sólo cobran un cargo y medio);

d)      la falta de pago por zona desfavorable (maestros rurales o docentes de escuelas alejadas de algún centro urbano;

e)      lo acordado a nivel nacional por la paritaria del sector y,

f)        la necesidad de que los docentes tengan un salario acorde con sus responsabilidades: formar a la nuevas generaciones, capacitar para vida en sociedad, educar en valores, tal como declara la Ley de Educación Nacional vigente.

Como es sabido, el acuerdo paritario refrendado por el Ministerio de Educación y los sindicatos del sector con representación nacional fijó un salario inicial para el cargo testigo (maestro de escuela) en $ 1.700.

Y mientras la media nacional existente en la actualidad es de $ 1.100, en la provincia de San Luis, una maestra que recién se inicia tiene un sueldo básico de $ 700. Sobre esa base se realizarán los cálculos posteriores que determinarán antigüedad, cálculo de aportes jubilatorios, aguinaldo, etc.

 

A ello se le suma otra injusticia:

Se considera que una maestra tiene un cargo cuando trabaja una jornada (4 hs., supongamos, por la mañana) en una escuela. Si la misma docente se desempeña por la tarde en otra o en la misma escuela por un lapso similar, se entiende que tiene doble cargo. Pues bien: en la provincia de San Luis el gobierno sólo le reconoce la mitad del segundo cargo, apropiándose ilegalmente del resto. Si se tratara de producción de mercancías, tendríamos aquí un excelente ejemplo para explicar la teoría marxista de la plusvalía.

Ante esta situación de reclamo y conflicto generalizado, el gobierno ofreció un 10% de aumento al básico para el mes de marzo y un generoso 5% para el mes de octubre. La insultante inventiva gubernamental no tiene límites, pues según el discurso oficial se pretende que a los $ 770 que quedarían como salario inicial, habría que sumarles otros componentes que llevarían el salario de bolsillo a $ 2.200.

Esta ramplonería oculta –no sin malicia- que los $ 1.430 restantes son aportados, en buena medida por el Estado Nacional, ya que incorporan los incentivos docentes y, en el ejemplo difundido por el gobierno provincial, $ 360 de dos supuestos hijo menores que percibirían cada uno los $ 180 impulsados por el gobierno nacional para cada hijo menor.

El paro de los docentes de San Luis ha sido aprobado por la totalidad de los trabajadores de la educación, quienes han dado muestras de absoluto acatamiento a la medida, sosteniendo el reclamo de sus derechos a lo largo de dos semanas seguidas, a las que se suma la tercera que comienza hoy.

Significa una experiencia de lucha insólita en un territorio donde imperan el rumor, el discurso único y el apriete y de la que no hubo experiencias así desde 2004, cuando se llegó a situaciones de violencia ante las cuales el conjunto de los medios nacionales, la sociedad argentina y hasta el gobierno nacional se mostraron prescindentes.

Las organizaciones gremiales – UDA (Unión Docentes Argentinos), ASDE (Asociación Sanluiseña de Docentes Estatales), UTEP (Unión de Trabajadores de la Educación Provinciales), AMPPyA (Asociación de Magisterio Provincial Puntano y Afines) y SADOP (Sindicato Argentino de Docentes Privados), han notificado de la medida de fuerza tanto a la patronal gubernamental como al Ministerio de Trabajo. Las referidas notificaciones se dan en el marco de los procedimientos legales, sin que hasta la fecha el Ministerio de Trabajo se haya expedido sobre el particular, dado que el paro se inscribe no sólo dentro de los derechos establecidos por la Constitución Nacional y por la de la Pcia. de San Luis, sino en el de las normas específicas referidas a este tipo de reclamos que proceden de pleno derecho.

Frente a eso, funcionarios de segundo nivel del gobierno provincial y “periodistas” con preferencias en la pauta oficial de publicidad, algunos de los cuales son o han sido funcionarios del gobierno –como es el caso de un ex ministro, precisamente de educación- se han encargado de cuestionar la legitimidad de la lucha de los docentes, la legalidad de la medida de fuerza y la representatividad de las dirigencias gremiales que aparecen a la cabeza.

No obstante, el gobierno que encabeza Alberto Rodríguez Saa no se da por enterado. El gobernador es hermano del senador nacional conocido como “el Adolfo”, ex presidente provisional y devoto del  default, actual amigo de  Eduardo Alberto Duhalde (estratega del golpe de estado que desplazó “al Adolfo” mediante el vacío de gobernadores en Chapadmalal cuando moría 2001). El senador funge de cabeza visible del pseudoperonismo opositor en el Senado de la Nación. Como es sabido, la dinastía Rodríguez Saa gobierna San Luis desde hace un cuarto de siglo, valiéndose de un mecanismo de sucesión que les ha valido el título de “los reyes del enroque”: cuando uno va de gobernador, el otro es senador y viceversa y de una maquinaria de poder que apuesta a un proyecto político concebido estratégicamente por el actual senador y ejecutado arbitrariamente por la actual gestión.  

El proyecto, que apunta a consolidar un esquema social conservador, desdeña del desarrollo industrial, aun cuando San Luis sea la provincia con el más alto producto bruto industrial per cápita. En lugar de ello, el gobierno procura fortalecer un esquema de poder que se apoya en el llamado Plan de Inclusión, que no es más que un subsidio por desempleo con contraprestación en servicios, cuyo propósito –además de garantizar la subsistencia y reducir a cero el conflicto social, que no obstante se filtra por la vía de la delincuencia-, es hacerles creer a los desocupados que tienen un trabajo simplemente porque se les imponer el uso de uniformes y se les exige asistencia a determinadas actividades. A cambio perciben no un sueldo, ni antigüedad, ni aportes jubilatorios, sino un subsidio por desempleo. Y una obra social que es financiada por la masa de los empleados públicos. Entre otras obligaciones, los desocupados beneficiarios de este “Plan” tienen la obligación de asistir a actos políticos a favor del gobierno, del que constituyen su infantería. Con cerca de 40.000 desempleados (que, obviamente no figuran como tales en las estadísticas), San Luis  es el primer estado del mundo en el que los desocupados  usan uniforme.

El conflicto que hoy entra en su tercera semana, con un acatamiento prácticamente del 100%, tuvo sus puntos salientes en las asambleas por establecimiento, por centros de concentración (plazas o paseos), marchas diarias y cada vez más nutridas (como es el caso de Villa Mercedes) y las  cuantiosas marchas de los viernes hasta la casa de Gobierno de San Luis, que reunieron 8.000 y 13.000 personas los días 12 y 19 de marzo, respectivamente. La última actividad contó con la presencia y el apoyo de la CTA de La Pampa, de la Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba y de una delegación del Sindicato de Camioneros, cuya presencia (unos 20 trabajadores) sirvió a los lenguaraces gubernamentales para desvirtuar la naturaleza del conflicto, al señalar que se trataba de una movida política, que en las calles no había docentes y que los que allí estaban habían dejado el cerebro en alguna playa de estacionamiento.

Así y todo el paro de los docentes de San Luis no ha tenido la mínima repercusión en los medios nacionales, que recuerda el vacío mediático de 2004, que se materializó a partir de los “des-honorarios” percibidos por gran parte de los envidos especiales para que abandonaran su tarea acallando el conflicto que aquella vez culminó con brutales enfrentamientos entre los docentes por un lado y los desempleados pagados por el gobierno junto a activistas  de un sindicato que a nivel nacional conduce un dirigente que, lejos de la cuchara y los andamios, practica con entusiasmo el arte de la venalidad. 

Este silencio de radio (y de diarios y de TV) observado a nivel nacional –fuera de alguna fugaz referencia al hecho de que ocurre algo similar en Jujuy y Neuquén- preocupa seriamente tanto a los docentes como a la sociedad sanluiseña dispuesta a mirar la realidad con ojo crítico. Muchos se preguntan si los medios nacionales estarán esperando que se quemen algunas gomas o algunas camionetas, que haya enfrentamientos y violencia represiva como en 2004 o, sencillamente, que haya un muerto. Si se parte de la vocación carroñera de algunos medios nacionales, la hipótesis sería probable, tanto si el conflicto se disuelve como si efectivamente estalla mal. 

Asimismo, el malestar de los docentes de San Luis incluye referencias al doble discurso instalado en la sociedad argentina en general acerca del valor de la educación, cuya importancia agota las consideraciones positivas que vas en un arco que va desde los políticos más encumbrados hasta las personas más humildes. Ello no obstante, el tema educativo queda siempre postergado con respecto a otros como la inseguridad, las declaraciones apocalípticas de alguna dirigente alterada o los devaneos de un señor devenido en artista sobre el talento de su empresa familiar para ganar dinero vendiendo golosinas.

Palabras claves , ,
publicado por hpn a las 18:30 · 6 Comentarios  ·  Recomendar
 
21 de Marzo, 2010 · Cultura

Entrevista con Mario Bunge

 

"El que no

 

 

entiende

 

 

el peronismo

 

 

no entiende

 

 

la Argentina"

 

 

 

 

 

A los 90 años, lúcido y provocador como siempre, el reconocido físico y filósofo afirma que los intelectuales deben tomar distancia de los gobiernos, elogia a los Kirchner aunque cuestiona ciertas "irregularidades" y cuenta cómo fue que dejó de considerarse antiperonista

 

Ricardo Carpena

 

¿Cuál es el secreto para llegar a los 90 años? La respuesta la tiene el físico, filósofo y epistemólogo Mario Bunge. "Es facilísimo -confiesa a Enfoques-. Primero, es cuestión de llegar a los 89 años. Después se le agrega uno y se llega a los 90. ¿Y cómo se llega a los 89? Trabajando siete días por semana, aprendiendo todos los días alguna cosa y absteniéndose de fumar, de beber y de leer a los posmodernos, es decir, absteniéndose de consumir tóxicos, sean materiales o espirituales."

Bunge es así. Un milagro de la longevidad (nació el 21 de septiembre de 1919), pero también una confirmación de que el paso del tiempo no le quitó ni un segundo a su fama bien ganada de transgresor y de pensador polémico. Su cuerpo se mueve tan ágilmente como su cerebro. Editó en 2009 su último libro, Filosofía política: solidaridad, cooperación y democracia integral, de abrumadoras 600 páginas, pero ya terminó de escribir uno sobre materia y mente, y está corrigiendo algunos artículos que darán forma a otro. Se jubiló hace unos pocos meses en Montreal, Canadá, donde está radicado desde hace 44 años y donde daba clases siete horas por día, de lunes a domingo, en la Universidad McGill.

Volvió al país la semana pasada para dar cinco charlas en la ciudad de Rosario que despertaron pasiones: hubo 1200 inscriptos, por ejemplo, para escucharlo hablar sobre "Valores morales individuales y sociales".

Este hombre de ojos celestes y abundante cabello canoso habla con sencillez y naturalidad de casi todos los temas, aunque reconoce cuando no sabe de algo. Parece estar lejos del estereotipo de alguien que ha sido catedrático de filosofía y de física tanto en la Argentina como en universidades norteamericanas, latinoamericanas y europeas, que ha recibido prestigiosas becas y que fundó desde la Universidad Obrera Argentina hasta la revista de filosofía Minerva , pasando por la Society for Exact Philosophy.

Los ocho tomos de su Tratado de filosofía básica , que aparecieron entre 1974 y 1989, lo hicieron tan famoso en el mundillo intelectual como sus ensayos periodísticos, muchos de ellos publicados en LA NACION, en los que demuestra que su estilo es tan punzante como sus ideas.

Su padre fue un médico y diputado socialista y su madre, una enfermera alemana. Bunge tiene cuatro hijos: dos argentinos, de su primer matrimonio, y dos canadienses con su esposa actual, Marta Cavallo. "Los niños", como les dice él, son todos profesores universitarios: Carlos, de 69 años, es físico; Mario, de 66, es matemático; Eric, de 43, arquitecto, y Silvia, de 37, neuropsicóloga.

-Siempre que vuelve al país está condenado a que le pregunten sobre la actualidad argentina. ¿Qué piensa de los Kirchner?

-No pienso nada, no estoy enterado, no entiendo una palabra de política argentina. Si antes, en la época de Perón, era difícil de entender, ahora es casi imposible, a menos que se sea politólogo. Esa pregunta se la tiene que hacer a un amigo de los Kirchner que es un eminente politólogo, el profesor José Nun, que ahora va a ir como embajador argentino a Gran Bretaña.

-Ya lo entrevisté el año pasado. Le dedicó grandes elogios a los Kirchner.

-¿Ah, sí? No sabía. Estuve en una reunión con él y me impresionó mucho lo que sabe. Me parece bien que los intelectuales, en particular los científicos, tomen posición, pero también que guarden su distancia respecto de la política partidista. Y, sobre todo, respecto de los gobiernos. Trabajar para un gobierno, compromete.

-¿Los intelectuales tienen que ser políticamente asépticos?

-Exacto.

-Pero usted no es aséptico, sino un intelectual de pensamientos políticos tajantes.

-No se debe perder la objetividad. Unos amigos me dijeron que el Gobierno es malo, pero los opositores son aún peores. La gente del Gobierno comete muchas irregularidades, tal vez deshonestidades, pero, al menos, no es reaccionaria.

-Muchos encuentran rasgos parecidos entre los gobiernos de los Kirchner y el primer gobierno peronista. ¿Es así?

-No lo sé. En la época del primer peronismo, y durante muchos años, yo fui gorila porque en el terreno de la cultura el peronismo no dejó nada positivo. Al contrario, arrasó con lo poco que había. Pero con el correr del tiempo comprendí que el peronismo tenía algunos aspectos buenos.

-¿Por ejemplo?

-El voto de la mujer, transformar los territorios en provincias, hacer un plan de construcción de empresas hidroeléctricas. Hablar sobre la reforma agraria estuvo bien, pero no la hizo. Prometió una cantidad de cosas que no realizó y así engañó a mucha gente. Ya no soy gorila, aunque lo fui, y el motivo principal fue porque Perón degradó la educación y la cultura y, además, realmente no fue muy democrático.

-¿Entonces dice que ya no es gorila?

-No, soy mono tití (risas). No soy ni gorila ni chimpancé.

-¿Y qué cambió en usted?

-Éramos tan apasionadamente antiperonistas que no fuimos capaces de hacer un análisis objetivo del peronismo. Más aún, usábamos categorías políticas europeas. Creíamos que el peronismo era una forma de fascismo. Y no lo es: es original, es un tipo de populismo. Creíamos también que Perón era bruto. Es falso. Era inteligente, no sólo habilidoso, y tenía cultura histórica, al fin y al cabo era profesor de historia militar en el Colegio Militar. Lo menospreciamos y por eso no lo entendemos. Gino Germani, que fue el fundador de la sociología moderna en la Argentina, se fue del país en 1966 y al año siguiente me visitó en Montreal. Le pregunté: "¿Por qué te fuiste de la Argentina? ¿Por la persecución? No -me dijo-, me fui porque fui incapaz de entender al peronismo. Todavía hoy no lo entiendo". Y es así: quien no entiende al peronismo no entiende el país.

-La incomprensión del peronismo es casi lógica, por ejemplo, cuando se ve que conviven la izquierda, la derecha, el centro.

- Sí, pero hay ciertos aspectos que son muy originales. Por ejemplo, Perón quiso modernizar la Argentina. También otros militares progresistas como el general Savio o como el fundador de YPF, el general Mosconi. El partido dominante, conservador, no quería modernizar nada.

-En la Argentina tenemos siempre la sensación de estar comenzando una etapa nueva que nunca es exitosa. ¿Hay responsabilidad de los dirigentes o de toda la sociedad?

-Es una característica argentina: destruir y empezar después de nuevo.

-¿Y a qué lo atribuye?

-No lo sé.

-Entiende más al peronismo que a la sociedad argentina...

-Me fui hace más de medio siglo del país. Estoy mucho más enterado de la política norteamericana y canadiense que de la argentina. Y éste es un país muy complejo, mucho más que los Estados Unidos. Allá hay un solo partido con dos alas: el ala republicana y el ala demócrata. Y, a su vez, el ala demócrata se divide en dos partidos, republicano y demócrata (se ríe).

-Lo que no cambia en usted es su enfoque muy crítico de los Estados Unidos.

-Sí, aunque insté a mis dos hijos canadienses a que fueran a estudiar a los Estados Unidos porque las universidades son mejores que las canadienses. Ser completamente antigringo es absurdo, es de reaccionario: en Estados Unidos está lo mejor junto con lo peor.

-Quizá esté más cómodo en Estados Unidos que en Europa porque allí hay más pensadores posmodernos... ¿Tanto le molestan?

-Sí, paralizan el pensamiento. Cuando se repiten frases imbéciles como las de [Martin] Heidegger, o demenciales como las de [Edmund] Husserl, o muchas de [Georg] Hegel, no se puede pensar en forma racional. Por ejemplo, la definición que da Heidegger en su gran libro El ser y el tiempo : "El tiempo es la maduración de la temporalidad". O en su Carta sobre el Humanismo dice: "El ser es ello mismo". ¿Qué significa todo eso? Absolutamente nada. Es para engrupir a la gilada.

-¿Y usted se considera moderno?

-Soy preposmoderno (risas).

-Si critica a aquellos filósofos, ¿qué queda para los actuales? ¿Respeta a alguno?

-Los pensadores profundos hoy están refugiados en la matemática, la física, la química, la teología y en algunas ciencias sociales como la historia o la sociología. También faltan pensadores profundos en la economía: no hay ningún economista, de izquierda o de derecha, que le llegue a los talones a John Maynard Keynes, el fundador de la macroeconomía moderna. No hay nuevas teorías: falta un nuevo Keynes que no les tenga miedo a las matemáticas, a la estadística.

-¿Por que lo decepcionó el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama?

-No cumplió ninguna de sus promesas y, además, cometió un acto inmoral: aceptar el Premio Nobel de la Paz al mismo tiempo que era comandante en jefe de dos ejércitos invasores. Más aún: reforzó la cantidad de soldados en Afganistán y no cerró ninguna de las 860 bases militares que tiene Estados Unidos en el extranjero.

-¿Le parece que Obama nunca tuvo intención de hacerlo o se encontró con una maquinaria que se lo imposibilitó?

-Los científicos sociales no deberían especular sobre la mente de los personajes. Sabemos que cuando entró en la Casa Blanca, Obama entró en una prisión muy bien custodiada por la enorme burocracia, los militares, el Partido Republicano y la derecha de su propio partido. Tiene las manos atadas, pero en su caso yo habría denunciado eso y habría renunciado a la presidencia. Porque él llegó al poder con la consigna del cambio y nada esencial puede cambiar por los intereses creados, por la corrupción profunda.

-Algunos imaginaron que la crisis financiera internacional iba a permitir que surgiera un capitalismo distinto, más "sensible". ¿Estamos a tiempo de esperar algo semejante?

-Hubo cosas positivas y negativas. Hay que empezar por averiguar por qué China y la India son los dos únicos países en el mundo cuya economía ha crecido en los últimos doce meses. Ambos son proteccionistas y no son neoliberales. La India se ha salvado de los tsunamis financieros, en particular, porque regula el mercado financiero y no permite las especulaciones. Y a China le falta democracia, pero también está avanzando en ciencia y técnica a pasos agigantados. A propósito de esto, ¿sabe cómo se manejan las finanzas internacionales en este momento? Hay un cuento que lo ilustra. En un pueblo turístico de Europa, llega de pronto un alemán muy rico al único hotel del lugar, deja en el mostrador un billete de cien euros y le dice al dueño: "Me gusta mucho el lugar y quiero estudiar la posibilidad de pasar una semana acá. ¿Me permite mirar las habitaciones?" "Sí, suba, las habitaciones están todas abiertas", le responde el dueño del hotel, que sale corriendo y le lleva el billete de cien euros al carnicero para saldar una deuda. El carnicero sale corriendo con el billete para pagarle al proveedor de alimentos para sus cerdos. A su vez, el proveedor de alimentos para cerdos va corriendo con ese billete y le paga a la prostituta una deuda por sus servicios. La prostituta toma el mismo billete de cien euros y lo deja en el mostrador del hotel para pagar la deuda que tiene por haber alquilado las habitaciones. Entonces, al cabo de un rato, baja el turista alemán y le dice al dueño del hotel que no le gusta ninguna de sus habitaciones, toma el billete y se va. Han transcurrido nada más que cinco minutos, nadie hizo nada, nadie produjo nada, pero todo el mundo está feliz porque todas las deudas han sido saldadas (risas). En esto consisten las grandes finanzas. Detrás de estas grandes manipulaciones no hay nada. Hay gente que se arruina, pero nadie se beneficia. Es monstruoso.

-¿Le gustaría volver al país?

-Claro, me gustaría mucho. Pero invertimos el producto de la venta de una casa en un departamento en Montreal y no nos queda plata. Y acá, además, no me necesita nadie. En la Facultad de Filosofía, por ejemplo, no me han invitado. Me invitaron una sola vez, en 1985. Nunca más.

-¿No se siente reconocido por sus pares?

-No, para nada. Mis libros no son usados ni recomendados en ninguna facultad.

-¿Por qué?

-Porque no están al día. Además, mis libros huelen demasiado a ciencia y ese olor no es el perfume preferido de los filósofos argentinos. Y la filosofía de la ciencia estuvo dominada casi desde que me fui por gente que no tiene la menor idea de lo que es la ciencia y que, para peor, defendía a pseudociencias como el psicoanálisis.

-¿Usted no tiene una fijación contra el psicoanálisis? ¿Lo habló con su psicólogo?

-(Risas) Es un fenómeno típicamente argentino. En el resto del mundo, el psicoanálisis ha sido olvidado. Pero la Argentina es un país muy conservador. Cuando yo tenía 16 o 17 años, cualquier adolescente se entusiasmaba con el psicoanálisis por el tema del sexo. Nos dábamos cuenta de que [Sigmund] Freud no tenía la menor idea del sexo y las pocas ideas que tenía eran equivocadas. Por ejemplo, el orgasmo vaginal o el complejo de Edipo no existen. Cualquiera se hace psicoanalista sin la menor formación científica.

-¿Cree que muchos no le perdonan ese tipo de posturas en la Argentina?

-Claro, porque les arruino el negocio. En 1985 vine al país invitado por una asociación de psicología y algunos justamente me pidieron: "Doctor, no nos arruine el negocio; vivimos de eso". Lo mismo me dijeron en un congreso en España cuando ataqué a la microeconomía neoclásica y demostré que sus postulados eran falsos. Entonces dos profesores me dijeron: "¿Y qué vamos a enseñar?" Yo les dije: "¿Y por qué no enseñan algo inofensivo como trigonometría?"

© LA NACION

MANO A MANO

Mario Bunge me hizo sentir viejo. La charla que tuve con él me atrajo, me instruyó, me entretuvo, me despertó adhesiones y rechazos, pero en muy pocos momentos pude sacarme de la cabeza la imagen de ese veterano tan jovial soplando las 90 velitas. Mi sensación senil se acrecentó cuando Bunge me mostró su nuevo chiche tecnológico: un libro electrónico en el que lleva las obras completas de Tolstoi, Cervantes y Proust. El único indicio concreto de su edad es un ligero problema de audición. En el fluido diálogo abundaron sus recuerdos más remotos (lo envidié porque a veces no me acuerdo ni de lo que hice ayer) y sus incendiarias definiciones en las que destroza al peronismo (al que trató mucho mejor que en otras notas), el psicoanálisis, los economistas, la homeopatía y el rock. ¿Es transgresor o se hace? No parece decir nada por compromiso ni para hacer honor a su fama. Al final, admitió con culpa que debería hacer más ejercicio: camina un poco y practica natación sólo en el verano. Hay algo que extraña de su juventud: practicar remo en el Tigre. "Remar contra la corriente es único", me dijo. Y allí entendí que eso es lo que él se pasó haciendo en estos últimos 90 años.

Palabras claves , , ,
publicado por hpn a las 21:44 · Sin comentarios  ·  Recomendar
 
FULLServices Network | Crear blog | Privacidad