Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
¿Buscas páginas de deuda?
 
 
4rtoMundo
Cuando los profetas atrasan, para ver el futuro sólo hay que abrir los ojos .
Calendario
Ver mes anterior Diciembre 2021 Ver mes siguiente
DOLUMAMIJUVISA
1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031

Buscador
Blog   Web

En imagen

Paisaje

Paisaje

Enlaces
» Cines
» Página/12
» El Ortiba
» Argirópolis
» Universidad Nacional de Río Cuarto
» Los Stones
» Zeppelin
» Radios, a full
» 10 de 50 fotos del Che
» ¿Qué hay de las jubilaciones?
» ¡Ah, los impuestos!
» La esquina del Sur
» Blog Educativo

Más leídos
» El crakc de los craks de las finanzas
» El embrollo argentino
» Entrevista con Mario Bunge
» HABLA PATRICIA VACA NARVAJA
» La crisis según Samuelson
» LA CRISIS Y LAS AFJP
» Las lágrimas de Schiaretti:
» Los tics fascistas de la "clase media" y sus lenguaraces
» SAN LUIS: ¿IGNORANCIA, INSEGURIDAD JURÍDICA O BURLA DE LA CONSTITUCION NACIONAL?
» Spinetta y las Bandas Eternas

Tópicos
» Contador (6)
» Cultura (10)
» Economía (3)
» Filosofía (0)
» General (49)
» Literatura (2)
» Lugares y paseos (1)
» Política (15)

Secciones
» Inicio

Sobre mí
FOTO

4rtoMundo



» Ver perfil


Nube de tags  [?]

Al margen
Qué es 4rtoMundo
Es el lugar en el que estamos, ahora.
En lo político. En lo material. En lo intelectual.
Lo que viene después del Tercer Mundo.
Lo que quedó después de la delirante fantasía de haber pasado por el Primer Mundo como una colonia ridícula y pretenciosa.
Es un lugar desde donde podemos mirar la realidad con ojos nuevos, que tal vez sean los que tuvimos y nunca debimos dejar de abrir.
Un lugar para pensar una nueva realidad, en tiempos en que los profetas atrasan.

Marcadores flenk

Se comenta...
» Spinetta y las Bandas Eternas
2 Comentarios: Juan, John
» Los tics fascistas de la "clase media" y sus lenguaraces
3 Comentarios: CHACHO, Misantropia, gustavo
» Poema a la Clase Media
1 Comentario: bertha
» SAN LUIS: ¿IGNORANCIA, INSEGURIDAD JURÍDICA O BURLA DE LA CONSTITUCION NACIONAL?
1 Comentario: Tammie
» Leer a Fidel, hoy
2 Comentarios: Lucas del Mar, muley

Cine

« Blog
Entradas por tag: deuda
06 de Junio, 2010 · Economía

Las calificadoras: un riesgo


Manosantas

 Por Alfredo Zaiat

El universo de manosantas, curanderos, clarividentes y brujos se nutre de la demanda de clientes angustiados por motivos diversos. Todos ellos, más o menos inescrupulosos, están unificados por lo mismo: el fraude ante la desesperación. Pese a que no pocos depositan esperanzas en esos mercaderes del dolor físico o emocional, no son aceptados en el ambiente de las ciencias y ni políticos o referentes sociales se animan a proponer la formalización de esas actividades. En forma coloquial se los denomina chantas, algunos operando en la ilegalidad y otros en los límites. En el mundo de las finanzas también intervienen personajes y compañías que si no fuera porque están socialmente aceptados y cuya institucionalidad está admitida por el poder, se ubicarían en espacios cercanos a ese grupo observado. Las calificadoras de riesgos son entidades que sólo continúan operando porque han sido funcionales a fortalecer la hegemonía de las finanzas globales. Reúnen la complicidad de sus beneficiarios y de líderes políticos que no se animan a borrarlas del escenario del sistema financiero. El Premio Nobel de Economía, Paul Krugman, ha sido contundente con las calificadoras. En una reciente columna de opinión publicada en The New York Times escribió: para muchos puede ser “reconfortante pretender que la crisis financiera fue causada solamente por errores honestos. Pero no fue así. Fue, en gran parte, el resultado de un sistema corrupto. Y las calificadoras de riesgo fueron una gran parte de esa corrupción”.

La labor de la Comisión de Investigación sobre la crisis financiera (FCIC, por sus siglas en inglés), creada por el gobierno y el Senado estadounidenses, es muy importante para exponer el fraude de las calificadoras de riesgo. La sesión de la última semana ha tenido un resultado formidable: tres ex analistas de la calificadora Moody’s admitieron haber sido presionados por la gerencia para mejorar la nota de ciertos productos financieros en beneficio de sus emisores, que son los que pagaban por los servicios de esa agencia. Mark Froeba, ex vicepresidente de derivados de Moody’s, acusó a los directivos de la compañía de premiar con bonificaciones y ascensos a los analistas que cooperaban con la banca y castigar a los que no. “Usaron intimidación para crear un grupo de analistas dóciles con miedo a enfadar a los bancos de inversión y listos para cooperar en la mayor medida posible”, declaró Froeba. Frente a esas declaraciones, el presidente de Moody’s, Raymond McDaniel, tuvo que admitir ante la Comisión que los errores en su sistema de análisis contribuyeron a la crisis financiera, al otorgar buenas evaluaciones a títulos hipotecarios de mala calidad.

Krugman ofrece un dato demoledor para las calificadoras de riesgo, negocio dominado por Moody’s, Standard and Poor’s y Fitch: los miles de títulos con garantía de las hipotecas subprime con la máxima calificación AAA en 1996 hoy están en un 93 por ciento degradados a la categoría de basura. No han sido pocos esos bonos emitidos. Moody’s “evaluó” más de 9000, según se informó en esa comisión del Senado estadounidense. En su columna del 21 de abril pasado, Krugman relata que esas agencias comenzaron como “investigadores de mercado” para que los inversores estudiaran la posibilidad de comprar bonos de deuda de empresas. Esa tarea se transformó en algo diferente: las agencias empezaron a ser contratadas por firmas y bancos para que brinden un sello de aprobación. Este “llegó a jugar un papel central en nuestro sistema financiero en su conjunto, especialmente para los inversionistas institucionales como los fondos de pensiones, que comprarían los bonos si y sólo si recibieran esa codiciada calificación AAA”. Krugman dice que “era un sistema que parecía digno y respetable en la superficie. Sin embargo, produjo enormes conflictos de interés”. Bancos y empresas que colocaban deuda podían elegir entre las principales calificadoras para obtener una nota AAA. Entonces esas agencias para incrementar su propia facturación aceptaban las condiciones del emisor, relajando las normas de evaluación. Así concedieron riesgo casi nulo a esos bonos de activos hipotecarios subprime, mercado que se derrumbó provocando la peor crisis financiera del mundo desarrollado después del crac del ’29.

Pese a ese comportamiento técnico desastroso y de fraude en sus operaciones, la opinión de las calificadoras es requerida por el mundo mediático dominante y por los grandes fondos de inversión en la evaluación de los países. En la debacle del euro están profundizando la crisis de España y Grecia al rebajar las notas de sus bonos soberanos y de la deuda emitida por empresas de esa nacionalidad, en una dinámica perversa de destrucción de esas economías vía ajustes más privatización y fuga de capitales acelerada por esas evaluaciones.

Con el análisis de la economía argentina alcanzan uno de sus despropósitos máximos. La casi nula consistencia, rigurosidad y profesionalidad se expresa con impunidad en la valoración para Argentina. Fue ubicada en el fondo de la tabla de 110 países que monitorea Moody’s con una nota “B3” para su deuda, cerca del grado de default. Una rápida recorrida por el mundo permite observar que muchas economías elogiadas están en situación desesperante. El vicepresidente para América latina de esa calificadora, con sede en Wall Street, Gabriel Torres, explicó en un seminario organizado en noviembre pasado, en Buenos Aires, que la principal razón por la que la Argentina tiene esta nota es “porque no encuentra la forma de resolver las cuestiones políticas con consenso. Esta situación les quita toda previsibilidad a sus decisiones”. Para agregar que Argentina se encuentra entre los países más vulnerables debido a que “los problemas económicos se agrandan por la confusión política interna”.

Torres no podía ser más evidente respecto de que Moody’s no se ocupa de evaluar la capacidad de pago de un país, sino que actúa como canal de trasmisión de los intereses de las finanzas globales y de las corrientes conservadoras del ámbito político local. El default, la renegociación con una elevada quita de capital y la ruptura con el FMI son el origen del castigo “político” de esa calificadora. Su objetivo debería ser estudiar las cuentas fiscales y externas para determinar el horizonte inmediato de pago de vencimientos de deuda. Si hicieran ese trabajo, neutralizando el sustrato ideológico-político de su conducta, debería elevar la nota teniendo en cuenta los pésimos indicadores económicos que registran otras economías que insisten en ponderar.

Ante semejante fraude, que Krugman menciona y el Senado estadounidense investiga, el gobierno tiene la oportunidad de incorporar una posición contundente en la próxima reunión del G-20 en Canadá, que reúne a las potencias económicas y a las principales emergentes. Los sectores más tibios ante la hegemonía de las finanzas globales plantean la necesidad de una mayor regulación de las calificadoras. Más efectivo para avanzar en la recuperación de la estabilidad financiera y macroeconómica sería inhibirlas de seguir operando en el mercado debido a que son un potente perturbador. Como es una posición que difícilmente pueda ser compartida por la mayoría, se presentaría entonces la opción de solicitar la exclusión de la deuda argentina del listado de las calificadoras, aunque siga siendo una exigencia de organismos de regulación del exterior y de inversores para adquirir bonos locales. Se sabe que los manosantas no tienen aceptación ni consideración por personas con un estado relativamente saludable.

Palabras claves , , , , ,
publicado por hpn a las 09:53 · Sin comentarios  ·  Recomendar
 
02 de Septiembre, 2008 · General

Último tango en París




Adieu, París

En un acto realizado con motivo del Día de la Industria, la presidenta Cristina Fernández anunció el martes que Argentina cancelará su deuda de 6.706 millones de dólares con el Club de París utilizando parte de las reservas del Banco Central, una medida que busca disipar las dudas instaladas por los voceros y operadores del capital financiero, al que ridículamente llaman de "los mercados", como si fueran los únicos que existen. Cursiosamente, la gran prensa y sus agencias noticiosas silenciaron los párrafos del discurso presidencial referidos al tema convocante, la industria argentina. 

El discurso completo de la Presidente

"Muchas gracias. Muy buenos días a todos y a todas. Señor presidente provisional del Senado; señor presidente de la Cámara de Diputados; señores gobernadores y vicegobernadores presentes; señores dirigentes de las distintas cámaras empresariales; señor secretario general de la CGT; amigos y amigas: saben que para nosotros, para todos los argentinos, el Día de la Industria, es un día muy especial.

Hoy quería realizar una serie de anuncios que tienen que ver precisamente con el desarrollo de nuestra industria, de una industria que ha crecido notablemente a partir del año 2003.  

Hace unos días, el señor ministro de Trabajo me alcanzaba los datos elaborados desde su Ministerio, y desde el año 2003 a fines del 2007 han surgido en la República Argentina más de 10.000 empresas industriales. Casi como una paradoja, durante el período 1998 al año 2002 fueron exactamente 10.000 también las empresas industriales que desaparecieron del país.  

Pero otro dato sumamente importante que quiero compartir con ustedes y con todos los argentinos, es que de las Pymes registradas como tales -ustedes saben que las pequeñas y medianas empresas son las grandes generadoras de trabajo- en el año 2003, luego se registraron como grandes industrias el 40 por ciento de esas pequeñas y medianas empresas a fines del año 2007.  

Esto habla claramente de la expansión del sector y de la movilidad empresarial ascendente. Siempre hablamos de la movilidad social ascendente como nos gusta a nosotros, militantes del partido que ha tomado como emblema la movilidad social ascendente, pero también hay en la Argentina una movilidad empresarial ascendente que, además, es el correlato que provoca la otra movilidad, la social, al dar trabajo, mejor salario, etcétera, etcétera.  

Vamos a trabajar junto con el Banco Nación que hoy a las 15 horas inaugura por primera vez en su historia, toda un área dedicada a la atención de la pequeña y mediana empresa, 10 oficiales de crédito en su sucursal de Plaza de Mayo exclusivamente para atender a pequeñas y medianas empresas en sus demandas de financiamiento y para seguir dando curso a la línea de crédito de pequeñas y medianas empresas que está dando muy buen resultado.  

También el lunes vamos a firmar en Brasil con el BNDES, planes de financiamiento que se desplazan del objetivo netamente comercial que tuvieron hasta ahora, para comenzar a financiar cadenas de valor asociativas de producción entre Argentina y Brasil. En este sentido, va a haber también una línea específica de 200 millones de dólares precisamente para insertar a nuestros productores, a nuestros industriales con la venta de sus productos en el mundo, principalmente Brasil, es decir, se va a financiar la compra de bienes de capital y de mercadería argentina con esta línea de financiamiento de 200 millones de dólares, que va a ayudar a insertar a nuestros productores en el mundo.  

También estamos trabajando en la normativa para que en los créditos se tenga que comprar maquinaria argentina. Ustedes saben por ejemplo que en Brasil los créditos se dan y solamente es para comprar maquinaria brasilera, excepto aquella maquinaria que no se construya en Brasil. Queremos llegar a un acuerdo con la industria local, porque también tenemos que garantizar al que toma el crédito que tenga precio, calidad y tiempo de entrega; la protección tiene que tener el correlato de la eficiencia, si no deviene en proteccionismo, ineficiencia y en transferencia injusta de un sector, en este caso el esfuerzo que hace el Estado, el sector fiscal al sector privado. Por eso también creemos la necesidad de articular acuerdos que sean provechosos para todos, para los que reciben en este caso el crédito y también para aquel que provee el material.  

También he firmado hace unos instantes el decreto en materia de protección a la industria contra el dumping, un reclamo largamente esperado por el sector y que tiene por objeto facilitar y acortar todos los procedimientos y tiempos en materia de denuncia de dumping como una protección a la industria. Reitero, protección que tiene que devenir también en el compromiso de los señores empresarios que esta protección de la industria para fomentar más industrialización, no tenga impacto ni en precio, ni en calidad, ni en tiempo de entrega que tengan que tener nuestros productores.  

Esto es importante, porque una de las claves con los cuales siempre se atacaron los modelos industrialistas fue la ineficiencia que siempre tenía el sector a partir de medidas de protección o medidas de promoción, que entonces devenía en falta de competitividad y en transferencias fiscales injustas de un sector hacia el otro. Por eso, en este Día de la Industria, reclamar fuertemente ese compromiso por parte de todo el sector empresarial.  

También he firmado otro decreto en el día de la fecha, por la que instruyo al señor Ministro de Economía, para que utilizando reservas de libre disponibilidad del Banco Central, cancele la deuda del Club de París. (APLAUSOS)  

La deuda del Club de París, como ustedes saben, viene de larga data como tantísimas deudas que ha debido afrontar la anterior gestión y esta gestión. Hoy leía en los diarios una frase el señor presidente del Banco Central, el doctor Martín Redrado y decía que el pasado nos condena a los argentinos, cuando hablaba en unas jornadas organizadas por el Banco Central.  

Y tenía razón, el pasado nos condena; el problema es que muchas veces esas figuras económicas o políticas del pasado o con responsabilidades en ese pasado, enjuician o levantan dedos admonitorios en este presente que tenemos los argentinos como si nada hubieran tenido que ver en aquello que nos pasó. (APLAUSOS)  

La deuda con el Club de París que es aproximadamente de 6.706 millones, tiene como fecha de corte el 10 de diciembre de 1983; la fecha de corte de la deuda tiene la edad de la democracia y el 45 por ciento de esa deuda, inclusive, es anterior al 10 de diciembre del ´83. Son 6 países principalmente los que representan el 87 por ciento de la deuda. En primer término, Alemania con el 30 por ciento, Japón con el 25 por ciento, Holanda con el 9 por ciento, Italia y España con el 8 por ciento y 7 por ciento Estados Unidos; el resto son países europeos pero tienen menor cuantía en el volumen de la deuda. Esta deuda además debe ser una de las más genuinas, porque en realidad casi la totalidad fue dedicada a prefinanciación de exportaciones, o sea, no es deuda de carácter financiero y la última reestructuración que se hizo, fue durante los años ´91 y ´92. Pero como el resto de toda la deuda, de la otra, la del Fondo Monetario era objeto de permanentes negociaciones, hasta que en el 2001 se declaró el default y hoy actualmente la deuda del Club de París es una deuda defaulteada y que no había sido abordada en su renegociación. Como verán, Martín Redrado tenía razón, el pasado nos condena a los argentinos.  

Hemos además creído que éste es otro paso fundamental en una política que para nosotros debe ser una política de Estado, la de desendeudamiento, que tuvo su origen y que tuvo su comienzo cuando se renegoció la deuda soberana con la quita más importante que se recuerda, y luego también el segundo paso de ese desendeudamiento, que fue el pago de la misma manera que se va a efectuar ahora el pago al Club de París y al Fondo Monetario Internacional. Además, este pago pone a toda las empresas que pueden obtener financiamientos en estos países en una pole position que hasta ahora no tenían inversores tanto nacionales como extranjeros, con inversiones radicadas aquí en nuestro país. Pero fundamentalmente trasunta y reafirma una vez más la voluntad de pago de la Argentina en sus compromisos internacionales, por parte de una administración que no contrajo ninguna de esas deudas, sino que por el contrario, nos hemos abocado a reordenar estratégicamente el país, no solamente en su aspecto de industrialización, en su aspecto social, de mejora salarial y de movilidad social ascendente, sino también en su estructura de endeudamiento que es el trípode -diría yo- sobre lo que gira una sociedad en desarrollo y crecimiento. Porque se pueden hacer fantásticos discursos desde el aspecto social, pero si el país no cuenta con recursos o con financiamiento, no queda nada más que en eso, en discursos, en objetivos y en voluntarismo.

Por eso creo que es un esfuerzo gigantesco que hacemos todos los argentinos, porque en definitiva el hecho de los superávit gemelos, el nivel de reservas, este proceso de industrialización y de inversión creciente que tenemos en la Argentina, nos obliga a todos y, este tal vez sea el único pedido que le haga a todos los argentinos, cualquiera sea el lugar que ocupe y la responsabilidad que tenga, a mirar con mejores ojos a su propio país, a mirar con mejores ojos a nuestra economía, a nuestras realidades.  

Muchas veces tenemos en algunos sectores, no tal vez en los que más derechos tendrían a quejarse y reclamar, porque han sido históricamente olvidados y porque no pueden por allí tener todas las realizaciones que todo ser humano tiene derecho en la sociedad, tal vez sean ellos los que menos critican o los que menos se quejan, pero yo les pido a todos, a todos los empresarios, al sector industrial, comercial, financiero, a todos aquellos que tienen la inmensa responsabilidad social de generar riqueza, trabajo y confianza en el país -el país no solamente necesita riqueza, trabajo e inversión, necesita confianza- a mirar con mejores ojos a nuestro país.  

Creo que nuestro país se lo merece, porque le ha dado a todos muchísimas oportunidades, tal vez las oportunidades que muchos no le dieron a nuestro país cuando se fueron sucediendo doctrinas y planes económicos que fueron apoyados fervientemente y que terminaron devastando y destruyendo todo lo que la Argentina había construido.  

Por eso en el Día de la Industria quería hacer este anuncio, porque creo firmemente, apuesto firmemente a todo lo que sea producción, del campo, de la agroindustria, de todo, de todo lo que sea agregar valor y producción, porque creo que ese es el modelo, porque siempre creí que ese es el camino y porque sé que es la única salida que tiene nuestro país.  

Estos datos que yo di al comienzo de mi intervención, desde el año 2003 a la fecha, esta generación de industria, de trabajo, de movilidad social empresarial ascendente, son los que nos revelan que estamos en el camino adecuado.  

Así que quiero felicitar a todos los argentinos y a ustedes señores empresarios, señores dirigentes de los trabajadores, por el esfuerzo que todos y cada uno pone todos los días para seguir construyendo el desarrollo y el crecimiento de la Argentina.  

Muchas gracias y muy buenos días a todos. (APLAUSOS)

Otra deuda cancelada: ¿Qué dicen ahora?

Repercusiones

"Es muy positivo, porque el gobierno demuestra voluntad de pago de la deuda y abre la posibilidad a nuevos financiamientos de los organismos multilaterales", dijo a AP Fausto Spotorno, economista de la consultora privada Orlando J. Ferreres y Asociados.

El economista indicó que el uso de las reservas para cancelar la deuda limita la posición del Banco Central que utilizaba esos fondos para respaldar letras (títulos de deuda), pero aseguró que "ante una corrida la base monetaria está respaldada, porque el Banco tenía 14.500 millones de dólares en reservas de libre disponibilidad, o sea, por encima de la base monetaria".

Pese a que en 2005 Argentina había reestructurado su deuda de 102.000 millones de dólares en manos de acreedores privados y al año siguiente había cancelado su pasivo de 9.500 millones de dólares con el Fondo Monetario Internacional, permanecía en cesación de pagos con el Club de París, integrado por Francia, Alemania, Italia, Japón, Rusia, España y Estados Unidos, entre otros miembros.

"El dato es sumamente positivo, Argentina no sólo cancela deuda sino que disminuye la cantidad de deuda que le resta renegociar, lo que la acerca más a los mercados internacionales... Ahora sólo resta reestructurar la deuda con los acreedores privados que no participaron del canje de 2005, que suma unos 20.000 millones de dólares", dijo a AP Ramiro Castiñeira, de la consultora Econométrica.

La cancelación de la deuda con el Club de París podría atraer inversiones de empresas europeas, particularmente para obras de infraestructura, que estaban frenadas por el cese de pagos con la entidad.

Como se advierte más arriba, la mandataria precisó que el 87% de la deuda con el Club de París está repartida entre seis países: Alemania con el 30%, Japón con el 25%; Holanda con el 9%, Italia y España con el 8% y Estados Unidos con el 7%. El resto pertenece a países europeos.

La medida llega en momentos de creciente duda entre los inversores sobre la solidez financiera del país, que las calificadoras vinculadas a los grupos más influyentes de las finanzas internacionales, como Moody's y Standard & Poor's reflejaron días atrás con una baja en su nota sobre la deuda soberana argentina.

Los compromisos de deuda previstos para 2009 alcanzan los 12.000 millones de dólares, el doble de lo programado para este año, y si la tendencia de precios se mantiene el gobierno tendrá menos recursos provenientes de la venta de soja --principal producto de exportación-- para hacer frente a esas obligaciones. Los activos argentinos se habían desplomado a inicios de agosto luego de la venta directa a Venezuela de un bono en dólares con vencimiento en 2015 a una tasa del 15%, considerada por algunos analistas como de "incumplimiento".

Pese a crecer a tasas superiores al 8% anual en los últimos cinco años, desde 2005 Argentina no ha tomado créditos en los mercados internacionales con el fin de no quedar expuesta a las maniobras que los grupos financieros internacionales -muchos de ellos ahora estructurados como capital agro-financiero- puedieran intentar con la finalidad de preservar sus inversiones de mediano plazo o a fin de reordenar la economía en función de sus intereses. Esto es lo que se vio durante el conflicto que los empresarios rurales -motorizados por sus aliados mayores del capital agrofinanciero internacional- plantearon al país, desabasteciendo, usurpando y violando cuanta norma de convivencia se cruzó en el camino de sus aborrecibles objetivos: ganar más y más y más dinero, no importa lo que le pase al resto de la humanidad. A eso llaman conciencia cívica.

 

Palabras claves
publicado por hpn a las 19:37 · Sin comentarios  ·  Recomendar
 
FULLServices Network | Crear blog | Privacidad